DAILY SCIENCE

La próxima frontera de la restauración del ecosistema: el mar profundo
Los mares profundos son verdaderamente la última frontera de la Tierra, mundos lejanos de belleza extrema en los que solo se ha explorado una fracción mínima, y es hora de comenzar a pensar en cómo restaurarlos.
noviembre 11, 2019

This post is also available in: English

Traducido por María Fernanda Enríquez

Los mares profundos son verdaderamente la última frontera de la Tierra, mundos lejanos de belleza extrema en los que solo se ha explorado una mínima fracción, y es hora de comenzar a pensar en cómo restaurarlos. 

Solo unas pocas décadas después de que comenzara su exploración seriamente, las aguas profundas están sujetas a impactos cada vez mayores de la actividad humana. Pronto se extraerán metales pesados ​​de llanuras abisales y cimas de montañas sumergidas y respiraderos hidrotermales; La disminución de las pesquerías de arrastre de aguas poco profundas ha provocado que las embarcaciones recorran cañones de aguas profundas y arrecifes de coral de aguas frías. La exploración de petróleo y gas del fondo marino es otra amenaza.  

Dadas las lentas tasas de crecimiento y la naturaleza frágil de los organismos que viven en esas profundidades frías y sin luz, el daño causado por estas actividades promete ser considerable. Sin embargo, se ha prestado poca atención a cómo podríamos revertirlos.  

«Las acciones de restauración en el mar profundo serán cada vez más necesarias en el futuro», escriben los biólogos dirigidos por Antonio Dell’Ano y Roberto Danovaro de la Universidad Politécnica de Marche en Italia en la revista Marine Policy. «Si se permiten actividades de explotación específicas, deberían estar fuertemente reguladas», con requisitos que las industrias «brinden planes específicos de gestión ambiental que incluyan medidas de evaluación de base, monitoreo y mitigación».

Una mezcolanza de convenciones e instituciones internacionales gobiernan actualmente estos ecosistemas.  Las instituciones no están bien coordinadas, dicen los investigadores, y se necesitan nuevas regulaciones para dar forma al desarrollo. Estos deberían establecer pautas para determinar las áreas que merecen protección completa y aquellas que pueden ser explotadas, y, en este último caso, cómo minimizar su degradación.

En tierra, la restauración ecológica, o el establecimiento de ecosistemas en una trayectoria para recuperar su biodiversidad y abundancia previas al desarrollo, es una parte común de la gestión ambiental. «Los enfoques similares en las profundidades del mar enfrentarán numerosos desafíos», escriben los investigadores, comenzando con el hecho de que «para la mayoría de los ecosistemas de las profundidades del mar, carecemos de información sobre las líneas de base de los ecosistemas para establecer una referencia apropiada para una restauración efectiva».  

Hasta la fecha se ha investigado menos del 0,0001 por ciento del océano profundo. Todavía se necesita mucha más investigación: sobre cómo funcionan esos ecosistemas, la flora y la fauna que viven allí, cómo los puntos calientes están conectados entre sí y se colonizan naturalmente. Y una vez hecho eso, dicen los investigadores, la restauración seguirá siendo un desafío. En algunos casos, los ecosistemas pueden recuperarse por sí solos, pero la mayoría probablemente requerirá asistencia, pero operar en profundidad es difícil, ya que requiere vehículos autónomos y operados a distancia. Estos son caros y la restauración puede llevar mucho tiempo.

Dados los considerables gastos involucrados, asegurar la financiación de la restauración es un paso esencial. En la actualidad, «actividades como la pesca en alta mar y la extracción de petróleo tienen acceso libre a los recursos de las profundidades del mar y no están obligados a financiar tales programas», señalan los investigadores. Sugieren un impuesto del 1 por ciento sobre los ingresos, que «generaría un gran fondo para apoyar acciones para la conservación de las profundidades marinas en cualquier forma».

De hecho, ese fondo debería ser grande: debido a la maquinaria involucrada, los esfuerzos de restauración en aguas profundas probablemente sean mucho más caros que los de aguas poco profundas y costas. Una estimación hipotética de restaurar montículos de arena de aguas profundas frente a la costa de Escocia calculó el costo en $75 millones por hectárea. Otra estimación de la restauración de sitios mineros en aguas alrededor de Papua Nueva Guinea a $ 740 millones por hectárea. Y mientras que los beneficios humanos de restaurar los manglares amortiguadores de tormentas o los lechos de pastos marinos de vivero de peces son obvios, un caso utilitario puede ser más difícil de abordar en el océano profundo.

«Si los costos de la restauración superan los beneficios obtenidos al explotar las actividades», escriben Dell’Anno y sus colegas, «los responsables de las políticas deben considerar cuidadosamente la conveniencia de tales actividades». Lo mismo ocurre con los consumidores. Si no podemos pagar el costo real del uso de los recursos de aguas profundas, tal vez sea mejor dejarlos en paz.

Fuente: Da Ros et al. “El mar profundo: la nueva frontera para la restauración ecológica.Marine Policy, 2019.

Imagen: NOAA

Acerca del autor: Brandon Keim es un periodista independiente especializado en animales, naturaleza y ciencia, y autor de The Eye of the Sandpiper: Stories From the Living World. Conéctese con él en Twitter, Instagram y Facebook.

 

Suscríbase para recibir el resumen semanal de la revista

Te has registrado satisfactoriamente

Share This

Share This Article