DAILY SCIENCE

Volar es aún peor para la calidad del aire que para el clima
Los investigadores sugieren las mejores formas de reducir el impacto social de las emisiones climáticas y de contaminación de la aviación.
diciembre 4, 2019

This post is also available in: English

Traducido por María Fernanda Enríquez

La industria de la aviación ya es un contribuyente significativo al cambio climático, y las emisiones de los viajes aéreos están creciendo más rápido de lo previsto previamente. Pero un nuevo estudio encuentra que el crecimiento de la aviación causa el doble de daño a la calidad del aire que al clima.  

Para el estudio, publicado en Environmental Research Letters, un equipo de investigadores de aeronáutica y astronáutica del MIT calculó la calidad del aire y los impactos climáticos de los vuelos en función del tipo de emisiones, altitud y ubicación. Y sugieren las mejores formas de mitigar este impacto.  

Las emisiones de dióxido de carbono de la aviación han aumentado, en promedio, un 2.6% anual durante los últimos 25 años. Volar produce el 2.5% de las emisiones globales de dióxido de carbono y es responsable de alrededor del 4% del cambio climático provocado por el hombre, según el IPCC.

Los esfuerzos para reducir el impacto climático y la calidad del aire de las emisiones de la aviación se han centrado típicamente en tecnologías y enfoques para mejorar la eficiencia del combustible y el uso de combustibles alternativos para aviones. Sin embargo, reducir un tipo de emisión a menudo puede aumentar otro, escriben los investigadores. Por ejemplo, los motores que funcionan a temperaturas más bajas podrían disminuir el óxido de nitrógeno, pero la menor eficiencia resultante aumenta las emisiones de dióxido de carbono.

Entonces, el equipo realizó un análisis detallado de varias emisiones durante las tres fases de vuelo: despegue, crucero y aterrizaje. Luego midieron el costo social de estas emisiones calculando el valor monetario de las muertes prematuras debido a la contaminación del aire y los costos de salud, bienestar y ecológicos del cambio climático. Tenían en cuenta las operaciones locales, las condiciones atmosféricas y la población basada en la región mundial.

Descubrieron que los óxidos de nitrógeno, el dióxido de carbono y las estelas de vapor, las líneas blancas que los aviones dejan en el cielo, juntos causan el 97% del daño de la quema de combustible para aviones. Lo que los convierte en objetivos ideales para estrategias para reducir el impacto de la aviación.

Los investigadores también encontraron que los impactos en la calidad del aire fueron 1.7 veces mayores que los impactos climáticos para un vuelo completo por unidad de combustible quemado. Y el 94% de esos impactos en la calidad del aire fueron impulsados ​​por el óxido de nitrógeno. «Esto sugiere que las medidas destinadas a reducir las emisiones de NOx podrían conducir a los mayores beneficios netos, incluso si tales medidas conducen a una pequeña pero incierta desventaja climática de NOx y un pequeño aumento en las emisiones de CO2«.  

Fuente: Carla Grobler et al. Clima marginal y costos de la calidad del aire de las emisiones de la aviación. Environmental Research Letters, 2019.

Imagen por Johannes Plenio de Pixabay

Suscríbase para recibir el resumen semanal de la revista

Te has registrado satisfactoriamente

Share This

Share This Article