DAILY SCIENCE

Los grandes inversores están empezando a preocuparse por los detalles del riesgo climático
Solo el 7% de los inversores institucionales en una nueva encuesta dijeron que no habían hecho nada para gestionar los riesgos climáticos en los últimos 5 años.
febrero 26, 2020

This post is also available in: English

Traducido por María Fernanda Enríquez

Ciertos políticos pueden desahogar la negación del clima, pero los profesionales de la inversión con el ojo puesto en el resultado final comparten el consenso científico sobre el cambio climático: el 97% cree que la temperatura global aumentará a finales de siglo, revela un nuevo estudio. Cuatro de cada 10 piensan que el aumento de la temperatura excederá el objetivo de 2°C establecido en el Acuerdo de París.

Un equipo internacional de investigadores diseñó una encuesta para determinar cómo el cambio climático está dando forma a las decisiones de inversión. Entregaron copias en papel de la encuesta a los asistentes a las conferencias de inversión e invitaron a otros a completar la encuesta en línea. En total, 439 personas que trabajan para inversores institucionales, es decir, fondos de pensiones y similares que administran grandes sumas de dinero, completaron la encuesta.

Un tercio de los encuestados eran ejecutivos en sus empresas, lo que refleja que el cambio climático se ha convertido en un tema de importancia según los investigadores en The Review of Financial Studies. Los participantes de la encuesta provenían de todo el mundo, pero se concentraron en los Estados Unidos y Europa. Aproximadamente uno de cada 10 trabajaba para instituciones que tienen más de USD 100 mil millones en activos bajo administración. 

«Comprender el papel específico de los inversores institucionales es importante, ya que se los considera cada vez más como catalizadores para impulsar a las empresas a reducir sus emisiones de carbono y prepararse para una economía baja en carbono», escriben los investigadores. 

Su estudio sugiere que la inversión institucional está en la cúspide de una transformación debido al cambio climático. Solo el 7% de los inversores en la encuesta no habían hecho nada para gestionar los riesgos climáticos en los últimos 5 años. Pero más de la mitad de los que incorporan el riesgo climático en sus planes de inversión solo comenzaron a hacerlo en los últimos 5 años. 

Los inversores tienen una variedad de enfoques para gestionar este riesgo y ningún enfoque particular es dominante en todas las empresas, lo que sugiere que la industria todavía está trabajando en las mejores prácticas. Los enfoques más comunes son analizar las huellas de carbono y los riesgos de activos varados de las empresas en su cartera (38% y 35% de los encuestados informaron que utilizan estos enfoques, respectivamente). Algunos también intentan reducir la huella de carbono de las empresas de cartera (29%) o los riesgos de activos varados (26%). 

De una docena de herramientas diferentes para gestionar el riesgo climático, la menos común es la desinversión, empleada por solo el 20% de los inversores. Esto es particularmente sorprendente dado el reciente crecimiento de los movimientos de desinversión de combustibles fósiles. Por ahora, los activistas e inversores institucionales no parecen opinar lo mismo.

La encuesta también exploró cómo los inversores se comunican con las empresas en su cartera sobre el riesgo climático. La mayoría de los inversores, 84%, informaron haber realizado tales esfuerzos en los últimos 5 años. «Cuando los inversores contratan a las firmas de cartera sobre los riesgos climáticos, generalmente prefieren discusiones privadas con la administración», escriben los investigadores. El 43% de los participantes de la encuesta informó que utiliza este enfoque, y el 32% sugirió que las empresas toman medidas específicas para gestionar el riesgo climático. 

Los inversores tienden a dar más pasos públicos solo cuando estas discusiones detrás de escena fallan. Alrededor del 30% de los inversores informaron haber presentado propuestas a los accionistas sobre el riesgo climático o votar en contra de la administración debido a preocupaciones de riesgo climático. 

Los participantes de la encuesta dijeron que las empresas de cartera respondieron aproximadamente el 70% de las veces cuando los inversores expresaron su preocupación por el riesgo climático. Pero esta respuesta generalmente solo equivale a reconocer el problema, en lugar de tomar medidas activas para resolverlo. Y si los inversores no estaban satisfechos con la respuesta de una empresa, el 40% de las veces simplemente abandonaron el asunto. Nuevamente, la desinversión fue rara, ocurriendo solo en el 17% de los casos. 

Este hallazgo «es interesante a la luz del debate sobre si la desinversión o el compromiso son más efectivos para combatir el cambio climático», escriben los investigadores. «La mayoría de las acciones de nuestros inversores parecen coherentes con la opinión de que la desinversión reduciría la influencia de los inversores para mejorar las políticas climáticas». 

Los inversores creen que los precios actuales de las acciones no reflejan los riesgos del cambio climático. Piensan que algunas industrias están sobrevaloradas, aunque modestamente. «No es sorprendente que el sector petrolero sea considerado como el sector más sobrevaluado en general, seguido por los fabricantes de automóviles tradicionales y las compañías eléctricas», informan los investigadores. Por otro lado, los participantes ven la energía renovable, el suministro y la gestión del agua, los vehículos eléctricos y la tecnología verde como oportunidades prometedoras de inversión para el futuro. 

Fuente: Krueger P. et al. “La importancia de los riesgos climáticos para los inversores institucionales.” The Review of Financial Studies 2020. 

Suscríbase para recibir el resumen semanal de la revista

Te has registrado satisfactoriamente

Share This

Share This Article