DAILY SCIENCE

Cuando las personas se convierten en padres, sus propias huellas de carbono se expanden
Un estudio sugiere que la escasez de tiempo de la crianza de los hijos podría obstaculizar los esfuerzos ambientales
abril 29, 2020

This post is also available in: English

Traducido por María Fernanda Enríquez

Los adultos que viven en hogares de dos adultos con niños tienen mayores emisiones de carbono que aquellos en hogares similares sin hijos, revela un nuevo estudio. Los resultados enfatizan la necesidad de hacer que las elecciones bajas en carbono sean más fáciles y más convenientes. También pueden señalar las complejidades de la contabilidad personal de la huella de carbono.

Investigadores de la Universidad de Wyoming en los Estados Unidos y la Universidad de Lund en Suecia analizaron los datos del gobierno sueco sobre los gastos de aproximadamente 2700 hogares. Usaron la cantidad que cada hogar gastó en alimentos y bebidas no alcohólicas, transporte, ropa y calefacción y electricidad para calcular las emisiones de carbono asociadas con cada clase de gasto.

Luego realizaron un análisis estadístico que les permitió comparar las emisiones de carbono de adultos en hogares con y sin niños. «Encontramos que dos adultos suecos en un hogar con niños emiten más carbono que dos adultos suecos en un hogar sin niños», escriben los investigadores en un artículo publicado el 15 de abril en PLoS One.

En general, la huella de carbono de un padre en un hogar de dos adultos es aproximadamente un 25% mayor que la de un no padre en un hogar de dos adultos.

Alrededor del 40% de la diferencia proviene de los alimentos; Las emisiones de carbono por alimentos en familias con hijos son hasta un 42% más altas que las de familias sin hijos, en gran parte porque los padres consumen más carne roja.

Y el 55% de la diferencia proviene de las emisiones de transporte, que son 41% más altas para los padres que para los no padres en hogares de dos adultos, principalmente debido al mayor uso de gasolina.

Los investigadores también observaron hogares de un adulto. Las emisiones de carbono de un padre soltero son ligeramente más bajas que las de un padre asociado. Y un solo adulto que vive solo tiene las emisiones de carbono más bajas de todas.

Los datos capturan una instantánea de los gastos y las emisiones de carbono en un solo punto en el tiempo, por lo que el estudio no puede identificar las relaciones causales. Pero debido a que la mayoría de las personas tienen hijos en algún momento, y relativamente pocas personas deciden no tener hijos debido a factores que afectarían su huella de carbono, los investigadores dicen que es probable que convertirse en padres en realidad haga que una persona comience a tomar decisiones de estilo de vida menos ecológicas.

El estudio no proporciona respuestas definitivas de por qué este sería el caso, pero los investigadores tienen algunas hipótesis. «Una posible explicación de nuestros resultados puede ser que los padres suecos usan el consumo basado en el carbono como un sustituto de sus limitaciones de tiempo más estrictas», escriben.

Es decir, los padres pueden conducir más porque tienen que estar en más lugares en el transcurso de un día y no tienen tiempo para caminar, andar en bicicleta o tomar el transporte público. Es posible que coman más carne roja porque incluye comidas preparadas convenientes que los niños tienden a gustar, y «los hogares convergen para comer alimentos que sean agradables tanto para adultos como para niños».

Esta crisis de tiempo podría ser aún más aguda para los padres en otros países, señalan los investigadores, porque los padres suecos disfrutan de generosas políticas de licencia parental, la capacidad de trabajar a horas reducidas y el cuidado infantil y otros subsidios.

Pero ese mismo hecho sugiere una hipótesis diferente, una que no hubiera sido obvia hace seis semanas pero que ahora parece tan clara como el día. La escasez de papel higiénico y otros artículos para el hogar en muchos países desarrollados a medida que sus poblaciones ingresan al bloqueo relacionado con el coronavirus ha revelado cuánto consumo ocurre de manera más o menos invisible en los lugares de trabajo. Quizás convertirse en padre transfiera más del consumo de los suecos al ámbito de los hogares, dejándolo abierto al escrutinio de una manera que otro tipo de consumo tiende a no serlo.

En cualquier caso, el objetivo del estudio no es sumergir a los padres o exponerlos como hipócritas climáticos. En cambio, «parece completamente factible diseñar políticas que puedan mitigar cualquier aumento de las emisiones de CO2 de la paternidad, al enfocarse en la situación única de los padres», escriben los investigadores.

Por supuesto, no son solo los padres quienes enfrentan limitaciones de tiempo, responsabilidades de cuidado, largos desplazamientos y barreras logísticas para las opciones bajas en carbono. Pero quizás aprovechar la posición privilegiada de los padres podría ayudar a establecer políticas que fomenten elecciones más ecológicas para todos.

Fuente: Nordström J. et al. “¿Los padres contrarrestan las emisiones de carbono de sus hijos?” PLoS One 2020.

Imagen: barockschloss via Flickr.

Suscríbase para recibir el resumen semanal de la revista

Te has registrado satisfactoriamente

Share This

Share This Article