DAILY SCIENCE

Los investigadores calcularon cuánta comida podrían producir los espacios verdes urbanos
Incluso las estimaciones conservadoras son más de lo que piensas.
abril 7, 2020

This post is also available in: English

Traducido por María Fernanda Enríquez

Hectáreas de jardines sin labrar, verjas pasadas ​​por alto y zonas verdes no utilizadas: estas son las herramientas que las ciudades pueden reunir para hacer que nuestros sistemas alimentarios sean más sostenibles y seguros. Este es el mensaje de un estudio reciente publicado en Nature Food, que muestra que la ciudad de Sheffield en el Reino Unido podría alimentar a una porción sorprendentemente grande de su población (15%) al dedicar solo un pequeño porcentaje de su espacio verde disponible a la fruta y granjas de verduras.

El estudio, dirigido por investigadores de la Universidad de Sheffield, encontró que hay 10,600 hectáreas de espacios verdes dentro de la ciudad del Reino Unido, que representan el 45% de su área total. Parte de ese espacio verde está compuesto por parcelas de jardinería ya existentes, mientras que alrededor del 40% está ocupado por jardines domésticos. Los investigadores utilizaron Google Earth y mapas de encuestas de municiones para luego mostrar que otro 15% de ese espacio verde, compuesto por zonas verdes de parques y carreteras, podría ser potencialmente utilizado para cultivar alimentos.

Si Sheffield optara por cultivar toda esta área disponible, es decir, todos los jardines, parques, bordes de carreteras y asignaciones existentes contenidas dentro de ese espacio verde, habría suficiente espacio de crecimiento para dedicar 98 metros cuadrados de tierra por cada residente de Sheffield a producir sus cecesidades diarias de frutas y verduras. Para poner ese número en perspectiva, actualmente la horticultura comercial en el Reino Unido dedica solo 23 metros cuadrados de tierra por cabeza, que es suficiente para satisfacer las demandas de frutas y verduras del país. Esto significa que cultivar todo el espacio verde adecuado de Sheffield superaría con creces la necesidad local de frutas y verduras; de hecho, proporcionaría suficiente para alimentar a 709,000 residentes, cuando la ciudad solo tiene alrededor de 518,000.

Sin embargo, no es realista suponer que toda la tierra disponible se liberaría para la agricultura: la mayoría de la gente en la ciudad no estaría demasiado interesada en transformar sus jardines en mini granjas, por ejemplo, ni debería destinar cada centímetro de los parques y bosques urbanos al cultivo de frutas y verduras.

Los investigadores elaboraron una estimación mucho más conservadora y manejable, explica Jill Edmondson, científica ambiental de la Universidad de Sheffield y autora principal del estudio. «Usar solo el 10% del espacio verde identificado como adecuado para el cultivo de frutas y verduras en Sheffield», es decir, el 10% de la superficie terrestre contenida en jardines domésticos, arcenes y parques, «podría proporcionar anualmente al 12% de la población de la ciudad su dieta diaria para cinco días «, dice Edmondson. Eso aumenta al 15% si incluye la asignación de tierras que ya se utilizan para la producción de frutas y verduras, explica. En otras palabras, esta franja de tierra urbana sería suficiente para alimentar a 87.375 personas.  

Los investigadores también miraron más allá de la agricultura convencional en tierra, para considerar la agricultura en la azotea en entornos controlados como los invernaderos. Sheffield tiene alrededor de 32 hectáreas de techos que son adecuados para el cultivo de alimentos, calcularon los investigadores. Esa no es un área enorme, pero las condiciones controladas de los invernaderos de los tejados podrían, por ejemplo, usarse para cultivar productos de alta densidad y alto rendimiento como los tomates, la mayoría de los cuales el Reino Unido importa actualmente de países más cálidos.

De hecho, solo el 16% de las frutas y el 53% de las verduras en el Reino Unido se cultivan en el país. Esto subraya el papel potencial que pueden desempeñar las ciudades para hacer que los sistemas alimentarios sean más locales y, por lo tanto, también más sostenibles y seguros.

En este sentido, Sheffield no fue solo una opción conveniente para los investigadores del estudio: la cantidad de espacios verdes en la ciudad es similar a la de muchas otras grandes áreas urbanas en todo el Reino Unido, lo que hace que los hallazgos sean traducibles a otras ciudades, posiblemente en otros países.  «Más allá del Reino Unido, muchas ciudades tienen considerables recursos de espacios verdes, y además tienen edificios que podrían ser adecuados para el cultivo con sistemas hidropónicos o hidropónicos de alta tecnología», dice Edmondson.

En este momento particular de la historia, los hallazgos también resuenan por una razón diferente: el reciente brote de Covid-19 ha demostrado las debilidades potenciales en nuestros sistemas alimentarios que necesitan ser remediadas. «Esta pandemia global realmente ha expuesto las vulnerabilidades en nuestras cadenas de suministro y nuestra dependencia de un sistema alimentario global», dice Edmondson. «El potencial para desarrollar la resiliencia y acortar las cadenas de suministro para el acceso a los cultivos de frutas y hortalizas es sumamente relevante».

Esto es un poderoso argumento para llevar más frutas y verduras a la producción local en paisajes urbanos. Pero reconocer el valor de las áreas urbanas «requerirá tanto la realización de su potencial por parte de los formuladores de políticas locales como nacionales, y un cambio hacia el cultivo de alimentos entre las personas que viven en ciudades y pueblos», agrega Edmondson. Entonces, quizás ahora más que nunca es un buen momento para recoger una pala y transformar esa esquina del césped en un huerto.

Fuente: Edmondson et. al. “El potencial oculto de la horticultura urbana.” Nature Food. 2020.

Imagen: Teresa Grau Ros via Flickr

 

Suscríbase para recibir el resumen semanal de la revista

Te has registrado satisfactoriamente

Share This

Share This Article