DAILY SCIENCE

Tanto los liberales como los conservadores quieren un sistema energético basado en energías renovables.
Ellos simplemente no están de acuerdo sobre cómo llegar allí.
abril 1, 2020

This post is also available in: English

Traducido por María Fernanda Enríquez

En los Estados Unidos, las opiniones sobre el cambio climático se desmoronan en líneas ideológicas y partidistas: los demócratas y los liberales tienden a pensar que es un asunto de preocupación urgente, mientras que los republicanos y conservadores tienen más probabilidades de pensar que no es un gran problema o un engaño absoluto.

Pero una cosa que las personas en todo el espectro político comparten es una visión de un futuro en el que la energía proviene de fuentes renovables, revela una nueva encuesta. Es la última evidencia que sugiere lanzar energías renovables por su propio bien en lugar de enmarcarlas, ya que la acción climática podría ayudar a cerrar las divisiones partidistas.

Investigadores de la Universidad de Indiana administraron un cuestionario en línea a 2.429 residentes de Estados Unidos. Alrededor de la mitad de los participantes se autodenominó liberal, 20% moderado y 30% conservador. (Porcentajes similares identificados como demócratas, independientes y republicanos, respectivamente).

Se les preguntó a los participantes sobre su visión del sistema energético de la nación en 2050: qué porcentaje de energía esperan que proporcionen diversas fuentes fósiles y renovables (carbón, gas natural, solar, geotérmica, nuclear, etc.).

«En promedio, los participantes quieren un sistema energético futuro descarbonizado en 2050», informaron ayer los investigadores en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias. Independientemente de las inclinaciones políticas, quieren que el gas natural, el carbón y el petróleo disminuyan, y que la energía solar y eólica contribuyan con la mayor parte de la energía de la nación.

«En nuestra muestra, el 35% de los liberales, el 29% de los moderados y el 18% de los conservadores expresan una preferencia por una combinación energética futura completamente descarbonizada (libre de combustibles fósiles)», escriben los investigadores.

Hay algunas diferencias predecibles a lo largo de líneas ideológicas. Los liberales quieren que los combustibles fósiles hagan una contribución aún menor que los conservadores, y los liberales quieren que la energía solar juegue un papel mucho más importante que los conservadores.

Cuando se les preguntó sobre sus percepciones del sistema energético actual en los Estados Unidos, los participantes del estudio subestimaron la contribución del gas natural y el petróleo a la combinación energética actual y sobreestimaron las energías renovables (aunque también sobreestimaron el carbón). En su mayor parte, estas evaluaciones erróneas no diferían según la afiliación política.

Este hallazgo es un poco preocupante, dicen los investigadores, porque «la gente piensa que nuestro sistema energético actual está más descarbonizado de lo que realmente es, lo que podría reducir la urgencia percibida para las políticas de descarbonización».

Los investigadores preguntaron a los participantes si apoyan o se oponen a cada una de las 12 políticas energéticas diferentes: seis políticas de descarbonización, como un impuesto al carbono o la financiación de energía renovable, y seis políticas anti-decarbonización, como invertir en centrales eléctricas de carbón o recortar subsidios para energía solar y eólica.

En general, los participantes expresaron un mayor apoyo a las políticas de descarbonización que las políticas de anti-decarbonización. Pero nuevamente, los liberales apoyan las políticas de descarbonización y se oponen a las políticas de anti-decarbonización con más fuerza que los conservadores. (Las opiniones de los moderados generalmente caen en algún punto intermedio).

Esto sugiere que los liberales y los conservadores difieren en sus puntos de vista sobre cómo lograr un sistema energético que funcione con energías renovables. Entonces, el siguiente paso es descubrir cómo hacer que las personas con diferentes puntos de vista políticos apoyen vías comunes de descarbonización.

Eso puede ser más fácil con el tiempo. Si bien más liberales que moderados o conservadores mencionaron el cambio climático como el problema político más importante hoy en día, los tres grupos esperan que se convierta en un problema más importante en el futuro.

Source: Miniard D. et al. “Visión compartida para un futuro sistema energético descarbonizado en los Estados Unidos.” Proceedings of the National Academy of Sciences 2020. 

 

Suscríbase para recibir el resumen semanal de la revista

Te has registrado satisfactoriamente

Share This

Share This Article