DAILY SCIENCE

El estímulo pos-pandemia podría acelerar el progreso climático o fijar la dependencia de los combustibles fósiles durante décadas.
Más de 200 de los principales economistas del mundo defienden la recuperación verde después del coronavirus
mayo 20, 2020

This post is also available in: English

Traducido por María Fernanda Enríquez

En los próximos meses, es probable que los gobiernos de todo el mundo comiencen a implementar políticas de estímulo para ayudar a sus economías nacionales a recuperarse de la crisis del coronavirus. De una forma u otra, estas políticas también determinarán el progreso a largo plazo sobre el cambio climático, dicen un grupo de economistas del Reino Unido y de Estados Unidos.

Esto se debe a que la interrupción económica causada por la pandemia ha sido tan profunda que las políticas de recuperación tendrán que tener un alcance igualmente grande, tan grande que darán forma a la economía en las próximas décadas. Si estas políticas promueven los combustibles fósiles, garantizarán la futura contaminación por carbono, pero si promueven una energía más limpia, podrían poner al mundo en el camino hacia cero emisiones.

Pero los países no deberían seguir políticas amigables con el clima solo por su propio bien. El análisis de los economistas revela que las políticas «verdes» que ayudan a romper el vínculo entre las emisiones y la actividad económica en realidad pueden hacer un mejor trabajo de estimular la economía que las políticas «marrones» que refuerzan el status quo de los combustibles fósiles.

Para predecir este futuro, los economistas recurrieron al pasado reciente. Evaluaron 196 políticas de estímulo fiscal implementadas a raíz de la crisis financiera mundial de hace una década. Descubrieron que 63 de las políticas eran verdes, 16 eran marrones y 117 eran «incoloras», con poco impacto en las tendencias de emisiones a largo plazo.

«Una lección de la [crisis financiera global] es que las políticas de estímulo verde a menudo tienen ventajas sobre el estímulo fiscal tradicional», escriben los investigadores en un informe que se publicará en Oxford Review of Economic Policy. Por ejemplo, los proyectos de energía renovable generan muchos empleos cuando se necesitan a corto plazo, pero requieren menos personas para operaciones y mantenimiento a más largo plazo, lo que libera a los trabajadores para tomar nuevos empleos a medida que la economía se recupera.

Luego, reunieron información sobre más de 700 políticas de estímulo fiscal que los miembros del G20, un grupo compuesto por 20 de las economías más grandes del mundo, propusieron o implementaron entre 2008 y 2020. Clasificaron estas políticas en 25 «arquetipos» diferentes, que van desde recortes de impuestos comerciales a la inversión en salud para la readaptación de trabajadores.

Luego, los investigadores enviaron una encuesta a 231 altos funcionarios del ministerio de finanzas y del banco central y otros expertos económicos de 53 países, incluidas todas las naciones del G20. Pidieron a los participantes de la encuesta que calificaran cada arquetipo de política en términos de su velocidad de implementación, beneficio económico a largo plazo, impacto climático y conveniencia general.

Con base en las respuestas de la encuesta y una revisión de la literatura, identificaron un puñado de políticas de estímulo que son buenas para el clima y proporcionan fuertes retornos económicos. Estas políticas a menudo aparecieron en las listas de los 10 mejores expertos de las mejores políticas generales de estímulo.

Las mejores políticas para la acción climática y los retornos económicos incluyen una infraestructura física limpia (como la generación de energía renovable, el almacenamiento y la modernización de la red); modernización de la eficiencia del edificio; inversión en educación y capacitación para ayudar a las personas a hacer la transición a empleos verdes; e inversión de capital natural (como la agricultura respetuosa con el clima y la restauración de hábitats ricos en carbono). En países de altos ingresos, las inversiones en investigación y desarrollo de tecnología limpia también serían útiles; Es probable que las políticas dirigidas al apoyo rural sean mejores en muchos países de bajos y medianos ingresos.

En la parte inferior del montón: sin compromisos de rescates de aerolíneas. La ayuda a las aerolíneas en dificultades debería venir con condiciones y puntos de referencia para alentar a esta industria notoriamente pesada en carbono a avanzar hacia emisiones cero, sugieren los investigadores.

«Los hallazgos sugieren que un estímulo verde posterior a la crisis puede ayudar a impulsar una recuperación económica superior», escriben dos miembros del equipo de investigación en Carbonbrief.org.

Pero esto no es probable que ocurra automáticamente. Por ejemplo, la caída de la demanda de energía significa que se han reducido los proyectos de energía renovable. Mientras tanto, el colapso de los precios del petróleo significa que los proyectos de combustibles fósiles podrían parecer una ganga tentadora a medida que comienza la recuperación, particularmente para las economías emergentes.

Y eso aumenta las apuestas para los paquetes de recuperación: «El progreso en el cambio climático dependerá significativamente de las decisiones de política en los próximos 6 meses», escriben los investigadores.

Fuente: Hepburn C. et al. “Will COVID-19 fiscal recovery packages accelerate or retard progress on climate change?” Smith School Working Paper 20-02.

Imagen: Pixabay.

Suscríbase para recibir el resumen semanal de la revista

Te has registrado satisfactoriamente

Share This

Share This Article