DAILY SCIENCE

La mayor parte de la investigación climática y agrícola se ha centrado en los cultivos, no en las personas que los recogen.
A 2 grados de calentamiento, la temporada de crecimiento se considerará insegura para el trabajo agrícola en algunos lugares.
mayo 13, 2020

This post is also available in: English

Traducido por María Fernanda Enríquez

La pandemia de coronavirus ha resaltado la importancia de las personas que cultivan, recogen y procesan alimentos como trabajadores esenciales. Estos trabajadores agrícolas también estarán en la primera línea del cambio climático, según deja claro un nuevo estudio.

En principio, esto no es tan sorprendente: los trabajadores agrícolas trabajan afuera y las temperaturas están subiendo. Pero hasta ahora, la mayoría de las investigaciones sobre cambio climático y agricultura se han centrado en los cultivos, no en las personas que los recogen.

Los investigadores reunieron datos de la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos sobre el número de trabajadores agrícolas empleados en cada condado. Utilizaron datos climáticos de una base de datos del gobierno que abarca 1979-2013 para calcular la exposición histórica de los trabajadores agrícolas al calor extremo. También proyectaron una exposición extrema al calor en el futuro basándose en modelos climáticos informáticos.

Bajo las prácticas laborales agrícolas actuales, los trabajadores sanos pueden tolerar la exposición regular a un índice de calor (que incluye el efecto de la temperatura y la humedad) hasta 83.4°F sin sufrir estrés por calor.

Entre 1979 y 2013, los condados con al menos 500 trabajadores agrícolas han visto temperaturas extremas que van de 78.1 a 109.2 °F en algún momento durante la temporada de crecimiento de mayo a agosto. El trabajador promedio ha experimentado temperaturas superiores al umbral de estrés por calor en 21 días en cada estación de crecimiento; Se han producido grandes cantidades de días inseguros principalmente en el sur de California y el sudeste.

Con un calentamiento promedio global de 2°C, que se espera para mediados de siglo, incluso si las emisiones de carbono alcanzan su punto máximo en las próximas dos décadas, «el trabajador agrícola estadounidense promedio enfrentará temperaturas extremas de 101.4 °F», escriben los investigadores en la revista Environmental Research Letters.

En ese punto, el trabajador promedio experimentará 39 días de calor inseguro cada año. Las regiones con un gran número de días inseguros incluirán áreas más al norte, como Nueva Jersey y el este de Washington. En el sudeste, «la totalidad de la temporada de crecimiento se considerará insegura para el trabajo agrícola con las prácticas laborales actuales», escriben los investigadores.

Con un calentamiento promedio global de 4°C, que se espera para fines de siglo si continúan las altas emisiones de carbono, el trabajador promedio experimentará temperaturas inseguras en 62 de los 153 días de la temporada de crecimiento. La mayoría de los trabajadores de cultivos experimentarán en algún momento cada año un índice de calor superior a 115°F, que la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional de Estados Unidos define como riesgo «muy alto/ extremo».

Los investigadores también consideraron formas de reducir el impacto del calor: los trabajadores podrían trabajar más lentamente, descansar más, tomar descansos en un ambiente con aire acondicionado o usar ropa más transpirable.

La medida individual más efectiva sería usar ropa más transpirable. Esto es difícil de lograr, porque los trabajadores agrícolas a menudo deben usar equipo de protección personal (PPE) para protegerse contra el polvo, los pesticidas, etc. Por lo tanto, esto requeriría desarrollar algún material nuevo que pueda proteger contra estos peligros, pero también dejar salir el calor corporal. Aún así, es un hallazgo esperanzador, ya que sugiere que la tecnología en realidad podría proporcionar una solución.

Combinar dos medidas de adaptación: descansar más y descansar en el aire acondicionado, descansar más o trabajar más despacio más ropa transpirable, podría dar como resultado menos exposición al calor para los trabajadores en un mundo más cálido a 4°C que los trabajadores experimentan en condiciones climáticas y laborales actuales.

Y ese es el problema. Los trabajadores agrícolas ya tienen 20 veces más probabilidades de morir de estrés por calor que la fuerza laboral civil en general. Muchos trabajadores agrícolas de los Estados Unidos tienen poca educación y habilidades limitadas en el idioma inglés, y una gran fracción no está documentada. Es posible reducir los riesgos para su salud incluso hoy, pero eso requeriría una reestructuración bastante exhaustiva de las condiciones de trabajo, y una reelaboración igualmente exhaustiva de cómo los demás valoramos su trabajo y sus vidas.

Fuente: Tichgelaar M. et al. “Work adaptations insufficient to address growing heat risk for U.S. agricultural workers.” Environmental Research Letters 2020.

Imagen: U.S. Department of Agriculture, via Flickr

Suscríbase para recibir el resumen semanal de la revista

Te has registrado satisfactoriamente

Share This

Share This Article